Sigamos el ejemplo de Cristo

    Imprimir Email

LECTURA DEL LIBRO DEL LEVÍTICO 13, 1-2. 44-46, LECTURA DE LA PRIMERA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO A LOS CORINTIOS 10,31-11, 1, LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS 1, 40-45

         El pecado aleja de la gracia de Dios. Esclaviza y destruye la autoestima de uno mismo. Cuando quieres salir del pecado descubres que no puedes. Lo intentas y vuelves a caer, y así sucesivamente. En este punto, te das por vencido y vives según el pecado, caes en un sentimiento de culpa que te va destruyendo poco a poco… Descubres que con tus fuerzas nunca podrás salir.

        En tiempos de Jesús ciertas enfermedades estaban unidas al pecado. El libro del Levítico nos muestra como Dios declaraba impuro al leproso. Esta idea siguió presente en la época de Jesús, aunque con un cambio bien significativo. Dios ya no declara impuro al leproso. Fijémonos en la actitud del leproso. Los leprosos vivían apartados de la sociedad, no solo la sociedad los veía como impuros, sino que ellos se consideraban indignos. El leproso del evangelio rompe la barrera impuesta por la sociedad y va al encuentro de Jesús. Lo que le mueve es la fe. Es consciente de que Jesús lo puede sanar y por consiguiente volver a restablecerlo en la sociedad. Y ¿Cuál es la actitud del Hijo de Dios? Lo mira con lastima, le toca rompiendo la norma de la pureza y lo cura.

        Nosotros con nuestras propias fuerzas no podemos salir del pecado. Si nos abrimos al misterio de la fe descubriremos el poder liberador de Dios. Él se compadece del que lo necesita y pide ayuda. San Pablo nos llama a la prevención. Nos pide que seamos conscientes de la responsabilidad que tenemos como cristianos. En nuestra vida tenemos que ser ejemplo para que otros encuentren la salvación de Dios.

        La mejor manera de no caer en el pecado es seguir el ejemplo de Cristo. Pero si el pecado llega a nuestra vida y nos esclaviza la mejor medicina está en la Fe. Dios siempre esta pronto ayudar como lo hizo con el leproso.

© 2018 Amigos de San Agustín

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de Cookies. Puede cambiar la configuración u obtener más información dando clic en el botón "leer más".