Ene 18

    «Los discípulos de Juan y los discípulos de los fariseos ayunan. ¿Por qué los tuyos no?».

    El evangelio de hoy

    Lectura del santo evangelio según san Marcos (2,18-22):

    bibliaicon1En aquel tiempo, como los discípulos de Juan y los fariseos estaban ayunando, vinieron unos y le preguntaron a Jesús: «Los discípulos de Juan y los discípulos de los fariseos ayunan. ¿Por qué los tuyos no?». Jesús les contesta: «¿Es que pueden ayunar los amigos del esposo, mientras el esposo está con ellos? Mientras el esposo está con ellos, no pueden ayunar. Llegarán días en que les arrebatarán al esposo, y entonces ayunarán en aquel día. Nadie echa un remiendo de paño sin remojar a un manto pasado; porque la pieza tira del manto —lo nuevo de lo viejo— y deja un roto peor. Tampoco se echa vino nuevo en odres viejos; porque el vino revienta los odres, y se pierden el vino y los odres; a vino nuevo, odres nuevos».

    Palabra del Señor

    viuda

    Un nuevo tiempo se ha inaugurado: El Reino de Dios. Su mensajero sigue proclamando la Buena Nueva. Es tiempo para dejar las malas acciones del pasado y revestirse con las buenas acciones del Evangelio.

    El mensaje de Jesús sigue muy presente en nuestra actualidad. El nos invita a estar en continua renovación. Conocer el Evangelio es un antes y un presente que deja lo antiguo y se abre a un hombre nuevo movido por la voluntad de Dios.

    • ¿Sigo en el pasado? ¿Estoy dispuesto abrirme al Evangelio?
    Ene 16

    «¿Qué buscáis?» DOMINGO II DEL TIEMPO ORDINARIO

    bibliaicon1Leer la palabra de Dios

     

     

    regalo

    Todos buscamos un sentido a nuestra vida. Necesitamos despertarnos cada día y vivir con ilusión y alegría. Hay muchos caminos, unos los buscan en el placer que dan los sentidos, otros en la sabiduría que dan los libros, otros en el poder y el prestigio de un buen estatus social… ¿Y tú?... Dos discípulos oyen a Juan el bautista y esas palabras cambian el rumbo de sus vidas para siempre. Lo siguen y se encuentran con la pregunta: “¿Qué buscáis?”

    Esta pregunta resuena en nuestra cabeza. Hay muchas sendas, pero uno sola es la verdadera. Es una verdad como un pino, que pocos la encuentran. ¿Cuál es? “Venid y veréis” dice el Hijo de Dios. ¿A dónde tengo que ir? ¿Qué tengo que ver?

    Vallamos, descubramos a donde vamos a ir. Comencemos. Es exigente. Nos obliga a llevar poco equipaje, lo prescindible. En el hay muchos obstáculos, pero nos deja llevar un bastón. A medida que avanzamos el cansancio empieza aflorar en nuestras piernas. El poco equipaje y el bastón nos hacen no desfallecer hasta encontrar el lugar. Lleno de armonía, paz, alegría y amor.

             El camino es Jesús. El equipaje su palabra. El bastón el amor y el lugar el Reino de Dios. “Venid y veréis”. He Comenzado, muchas veces lleno el equipaje no solo de la palabra de Dios, sino del egoísmo, la desesperanza, el rencor… y se me hace muy pesado. A veces olvido el bastón y surge el desánimo y el cansancio. Pero siempre hago un parón y me encuentro con Jesús, entonces desecho lo que pesa demasiado… y me acuerdo donde deje el bastón y recupero la alegría y felicidad. Conozco el final: El reino de Dios en su plenitud. El estar con Dios. Simplemente estar con Él.

    Ene 16

    «No necesitan médico los sanos, sino los enfermos. No he ven do a llamar a justos, sino a pecadores».

    El evangelio de hoy

    Lectura del santo evangelio según san Marcos (2,13-17):

    bibliaicon1En aquel tiempo, Jesús salió de nuevo a la orilla del mar; toda la gente acudía a él y les enseñaba. Al pasar vio a Leví, el de Alfeo, sentado al mostrador de los impuestos, y le dice: «Sígueme». Se levantó y lo siguió.
    Sucedió que, mientras estaba él sentado a la mesa en casa de Leví, muchos publicanos y pecadores se sentaban con Jesús y sus discípulos, pues eran muchos los que lo seguían. Los escribas de los fariseos, al ver que comía con pecadores y publicanos, decían a sus discípulos: «¿Por qué come con publicanos y pecadores?» Jesús lo oyó y les dijo: «No necesitan médico los sanos, sino los enfermos. No he ven do a llamar a justos, sino a pecadores».

    Palabra de Dios

    viuda

    El Reino de Dios está abierto para todos aquellos que quieran entrar en Él. En contraposición a los escribas, que creían que solo los de corazón limpio y cumplían los preceptos de la ley tenían la gracia de Dios. Jesús muestra la misericordia Dios. Quiere que todos los hombres se salven.

    ¿A quiénes excluimos de nuestra vida? Hoy se nos invita acoger a todo el mundo con la mirada de Dios. Romper los prejuicios y ayudar al que lo necesita.

    • ¿A quiénes excluimos de nuestra vida?
    Ene 15

    “Viendo Jesús la fe que tenían, le dice al paralítico: «Hijo, tus pecados te son perdonados»”.

    El evangelio de hoy

    Lectura del santo evangelio según san Marcos (2,1-12):

    bibliaicon1Cuando a los pocos días entró Jesús en Cafarnaún, se supo que estaba en casa. Acudieron tantos que no quedaba sitio ni a la puerta. Y les proponía la palabra. Y vinieron trayéndole un paralítico llevado entre cuatro y, como no podían presentárselo por el gentío, levantaron la techumbre encima de donde él estaba, abrieron un boquete y descolgaron la camilla donde yacía el paralítico. Viendo Jesús la fe que tenían, le dice al paralítico: «Hijo, tus pecados te son perdonados». Unos escribas, que estaban allí sentados, pensaban para sus adentros: «¿Por qué habla éste así? Blasfema. ¿Quién puede perdonar pecados, sino sólo uno, Dios?».
    Jesús se dio cuenta enseguida de lo que pensaban y les dijo: «¿Por qué pensáis eso? ¿Qué es más fácil, decir al paralítico: “Tus pecados te son perdonados” o decir: “Levántate, coge la camilla y echa a andar”? Pues, para que veáis que el Hijo del hombre tiene autoridad en la tierra para perdonar pecados -dice al paralítico-: “Te digo: levántate, coge tu camilla y vete a tu casa”». Se levantó, cogió inmediatamente la camilla y salió a la vista de todos. Se quedaron atónitos y daban gloria a Dios, diciendo: «Nunca hemos visto una cosa igual».

    Palabra del Señor

    viuda

    Jesús da mucha importancia a la fe. Por medio de ella puede obrar en las personas. Hoy también se manifiesta y se iguala a Dios. Tiene poder para perdonar los pecados. Esto entra en contradicción con la cerrazón de los escribas que no son capaces de ver la manifestación de Dios.

    Dios se manifiesta en el día a día. La fe es como las gafas que nos hacen ver bien donde esta su obrar. Descubramos a Jesús como el verdadero Hijo que Dios que es capaz de perdonar nuestros pecados.

    • ¿Siento la presencia de Dios en mi vida?

     

    Ene 14

    “Compadecido, extendió la mano y lo tocó diciendo: «Quiero: queda limpio»”.

    El evangelio de hoy

    Lectura del santo evangelio según san Marcos (1,40-45):

    bibliaicon1En aquel tiempo, se acerca a Jesús un leproso, suplicándole de rodillas: «Si quieres, puedes limpiarme». Compadecido, extendió la mano y lo tocó diciendo: «Quiero: queda limpio». La lepra se le quitó inmediatamente y quedó limpio. Él lo despidió, encargándole severamente: «No se lo digas a nadie; pero para que conste, ve a presentarte al sacerdote y ofrece por tu purificación lo que mandó Moisés, para que les sirva de testimonio». Pero cuando se fue, empezó a pregonar bien alto y a divulgar el hecho, de modo que Jesús ya no podía entrar abiertamente en ningún pueblo; se quedaba fuera, en lugares solitarios; y aun así acudían a él de todas partes.

    Palabra del Señor

    viuda

    Jesús siente compasión por los que sufren. El leproso acude a quien le puede sanar. Y consigue lo que busca.

    ¿A quien acudimos nosotros para sanar nuestras dolencias? Muchos son los caminos, pero no todos llegan a la meta. Jesús se nos convierte en senda segura. Acudamos a Él para que nos libere de nuestras opresiones.

    • ¿A quién acudo en busca de ayuda?

    Calendario

    January 2021
    Mo Tu We Th Fr Sa Su
    28 29 30 31 1 2 3
    4 5 6 7 8 9 10
    11 12 13 14 15 16 17
    18 19 20 21 22 23 24
    25 26 27 28 29 30 31

    Bienvenido

    Hasta pronto