Vinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.x


candle1° Domingo de adviento

Momentos con San Agustín

Momentos con San Agustín

Diviértete escuchando su vida, aprendiendo los verdaderos valores y descubre la alegría de vivir.
San Agustín

San Agustín

Nuestro amigo San Agustín fue muy amigo de Jesús. Conoce su vida.
Le escribimos a nuestro papá Dios

Le escribimos a nuestro papá Dios

¡Dale gracias, pídele! Recuerda las palabras de nuestro amigo Jesús: "Pedid y se os dará; buscad y hallaréis; llamad y se os abrirá." (Mateo, 7)
Santa Mónica

Santa Mónica

San Agustín escribe de su madre. Conozcamos a esta gran Santa.

*Lo más opuesto a la esperanza es vivir de espaldas al futuro. (Serm. 105)

*La caridad es la margarita preciosa que da valor a todo cuanto tienes y con ella sola te basta (In Io. Evang. Tract. 5,7)

*Hay que amar la criatura; pero si este amor se refiere al Creador, no será ya codicia, sino caridad (De Trin. 9, 6).

*Llamo caridad al movimiento del alma que tiende a gozar de Dios por sí mismo y de si mismo, y del prójimo por Dios (De doctr. chr. 3, 16)

*La caridad que nace de un corazón puro, y de una conciencia recta, y de una fe sincera es la verdadera grande virtud, porque ella es el fin de los mandamientos (Epist. 177,11)

*Si guardas la caridad no padecerás escándalo ni en Cristo ni en la Iglesia. Pues quien abandona la Iglesia, ¿cómo está en Cristo no estando en los miembros de Cristo? Y ¿cómo está en Cristo quien no está en el cuerpo de Cristo? Luego padecen escándalo los que dejan a Cristo o a su Iglesia (In Io. Epist. Tract. 1, 12)

*No hay camino más sublime que el de la caridad, y por él sólo andan los humildes (Enr. in ps. 141, 7)

*Los que no tienen caridad son carga para sí; los que la tienen, se llevan a sí mismos (Enr. in ps. 129, 4).

*No te falten los dos pies, no quieras ser cojo. ¿Cuáles son los dos *pies? Los dos preceptos de la caridad: el amor a Dios y al prójimo (Enr. Iin ps. 33, S.2,10).

*El temor es siervo; la caridad es libre (Ser. 156,13).

*El templo del Rey tiene unidad; el templo del Rey no está arruinado, ni agrietado, ni dividido. El cemento de las piedras vivas es la caridad (Enr. in ps. 44, 31)

*Como a todos se debe la misma caridad, no a todos se debe propinar la misma medicina; por eso, la caridad da salud a unos, se hace delicada con otros; quiere edificar a éstos y tiembla de ofender a aquéllos; frente a unos se inclina, frente a otros levanta la cabeza; para unos es blanda; para otros, severa; a nadie aborrece, es madre de todos (De cath. rud. 15, 23).

*La caridad quita la aspereza de los preceptos (Serm. 96, 1).

*¿Qué es la ciudad de Dios sino la santa Iglesia? Pues los hombres, amándose a sí mismos y a Dios, que en ellos habita, forman la ciudad para Dios. Porque la ciudad está gobernada por cierta ley; la ley de éstos es la caridad, y la caridad es Dios, como claramente se afirma: 'Dios es caridad'. Quien está lleno de caridad, está lleno de Dios; y muchos llenos de caridad forman la ciudad de Dios. Esta ciudad se llama Sión; ella es la Iglesia (Enr. in ps. 98, 4).

*Donde está la caridad, ¿qué puede faltar? Y donde ella no esté, ¿qué puede aprovechar?

*La caridad, para que llegue a su perfección, nace; se le alimenta después de nacer; con el alimento se robustece; una vez robustecida, logra su perfección. Y ¿qué dice, entonces, al llegar a ella?: 'para mí, vivir es Cristo, y la muerte una ganancia' (In Io.Epist.Tract, 5,4)